¿Por qué algunos le temen al papel en blanco?

A ciertas personas le ocurre en ocasiones o de manera más frecuente que a otras que al enfrentarse a un papel en blanco se paralizan, es algo así como sentirse atrapados en la nada o estar al pie de una montaña muy alta difícil de escalar. Es una suerte de parálisis psicológica al iniciar en un terreno donde no hay ninguna base o asidero desde el cual comenzar y todo depende absolutamente de ti.

Hay momentos de momentos, no siempre nuestra capacidad de crear está al tope, pero en ocasiones solo basta un instante para que todo comience a fluir, lo que hace altamente comprensible la frase de Picasso  “Cuando llegue la inspiración, que me encuentre trabajando”.

Esta frase también asoma una reflexión importante, y es que solemos creer que la innovación, la creatividad, parecieran estar más asociados al arte que al método; pero, la perseverancia y la constancia suelen ser protagonistas, ese entrenamiento mental, porque el cerebro mientras más se entrena más produce.

Queremos invitarte a considerar que la creatividad mas que un don es entonces una actitud que requiere por tanto disposición y trabajo constante.

Con esto claro podemos decidir ahora que una hoja en blanco puede ser vista como una amenaza o como una extraordinaria posibilidad de expresarte, es decir, no ver a esa hoja como una amenaza sino como la oportunidad de crear, a eso nos referimos con actitud.

Mientras más leas, más observes, más escuches, mayores serán tus posibilidades de disfrutar la experiencia de la hoja en blanco; esto, sumado al hecho que escribas pensando que lo haces para un ser querido, un amigo, alguien que quieras ayudar, es una combinación fantástica.

Usar imágenes, fichas, escribir ideas aisladas, hacer esquemas y cualquier otro recurso que sientas te facilite el desarrollo de lo que tengas que hacer frente a esa hoja en blanco es válido, lo importante es que visualices a esa hoja como lo que es, un lienzo dispuesto para ti para que puedas crear tu obra, expresarte sin límites, sin presión, quizás un poco cada día…sólo es cuestión de empezar.