¿Quieres ser emprendedor?

Ser emprendedor es tomar la rienda de tus sueños en tus manos en lugar de trabajar por los sueños de otros, es abandonar la “comodidad y seguridad” de trabajar por un sueldo seguro y aventurarse a alcanzar lo que quieres sabiendo que depende de ti.

Es una labor para valientes, para personas seguras, ¿cómo una persona que se victimiza o vive dentro de sus miedos puede lograrlo?, la verdad no veo como porque una persona que no crea en si misma y no se siente capaz de perseguir sus sueños entendiendo que para ello requiere tener la capacidad de generar ese entusiasmo en otros, difícilmente lo logrará.

La incertidumbre pasa a ser tu compañera, porque, la verdadera certeza es la que proviene de ti, de lo que puedas hacer, de que si caes puedes resurgir como el ave fénix; que puedes y quieres ser independiente más que vivir de lo que te den los demás, y es por ello que no todos pueden ser emprendedores.

¿Te has planteado ser emprendedor?, si tu respuesta es afirmativa, este artículo es para ti y te invito a reflexionar en estas características de los emprendedores de éxito para evaluar si están presentes en ti:

  • En primer lugar una sólida autoestima, ya que la confianza en ti es fundamental, esa que te mantiene andando y te permite levantarte al caer, sacudirte el polvo y seguir caminando. Esa seguridad ayuda a no desmoronarse ante comentarios derrotistas del exterior porque tu fuerza interna es la que te permite seguir avanzando en lo que quieres y crees a pesar de lo que digan los demás.
  • La perseverancia es otro rasgo fundamental porque los que triunfan son los que persisten cuando otros abandonan.
  • La formación constante, el investigar, mantenerte al día sobre los temas relacionados a tu emprendimiento así como los atributos que debes tener para lograrlo como lo es el liderazgo.
  • Desarrollar fuertes habilidades de relaciones interpersonalesy disfrutarlas. Un elemento fundamental para tener éxito en los negocios es tu capacidad de generar relaciones interpersonales efectivas y duraderas.
  • Ser optimista, ver la solución (o las posibles soluciones) en lugar de concentrarse en el problema.
  • Flexibilidad: capacidad de adaptarse a los cambios, una posición rígida difícilmente te permite avanzar.
  • Enamorarse de los cambios; entender que hacer lo mismo no variará los resultados, de modo que un emprendedor se atreve a salir de su zona de confort, y no es que no pueda sentir temor sino que se atreve a pesar de sus miedos.
  • Tiene visión, sabe lo que quiere y va por ello desde la mayor creatividad posible, entendiendo que la vida es algo más que un plan A y un plan B.
  • Pasión. Entregarse en cuerpo y alma a lo que hace, y desde allí todo sacrificio no solo es posible sino que además se disfruta.
  • Planificación y medición: Establecen objetivos y mediciones periódicas, entienden que no es un tema de azar sino que requiere controles rigurosos que le permitan saber si está en la ruta correcta.
  • Trabajo en equipo. Entender que si bien es tu proyecto, siempre vas a requerir del apoyo de otros a los cuales hay que inspirar, escuchar y permitirles participar para que se sienten parte del mismo, porque solo de esta manera darán lo mejor ellos.

Si estás dispuesto y sientes que estas características están presentes en ti, pues adelante, ve tras tus sueños, te aseguro que siempre será más alentador y reconfortante que trabajar para otros, es algo así como invertir en comprar tu propiedad versus quedarte pagando un alquiler; en el primer lugar será tuyo, en el segundo no lo será independientemente de cuanto hayas pagado.